LA MANDARINA ARRAYANA

La mandarina es el fruto de las diferentes especies de cítricos llamados comúnmente mandarino, entre ellas Citrus reticulata. Pertenece al grupo de frutos llamados hesperidios y su pulpa está formada por un considerable número de gajos llenos de zumo o jugo, el cual contiene mucha vitamina C, flavonoides y aceites esenciales.

Es el cítrico más parecido a la naranja, aunque de menor tamaño, sabor más aromático y con mayor facilidad para quitar su piel, así como una acidez ligeramente inferior y una mayor proporción de azúcares simples.

La mandarina proviene de las zonas tropicales de Asia. Se cree que su nombre se debe al color de los trajes que utilizaban los mandarines, gobernantes de la antigua China. En los tratados de medicina China se le considera materia prima de primer orden, puesto que contienes vitaminas, ácido cítrico, azúcar reductora y caroteno. Tiene propiedades broncodilatadoras y antiflamatorias adecuada en el tratamiento de úlceras, ayuda el intestino y la digestión.

El consumo habitual de mandarina arrayana es saludable para el organismo humano porque:

  • Reduce sustancialmente la posibilidad de desarrollar cáncer de hígado y de mama.
  • Por su alta concentración de vitamina C, ayuda a combatir los radicales libres, por sus propiedades antioxidantes.
  • Ayuda a eliminar el colesterol malo y a promover el colesterol bueno, gracias a la sinefrina, a la hemicelulosa y a la pectina.
  • Las mandarinas ayudan a mantener el flujo de sangre se mueve suavemente a través de las arterias lo que mantiene la presión arterial normal.
  • Las mandarinas son una fuente importante de fibra, por lo que mantienen el estómago lleno por un período más largo de tiempo y reducen el deseo o la necesidad de comer más alimentos, ayudando en la pérdida de peso.

 

La mandarina arrayana puede ser consumida de las siguientes formas:

  • Como fruta fresca.
  • En jugos, sorbetes y batidos.
  • En helados.
  • En cócteles.
  • En ensaladas.
  • En derivados lácteos.
  • En refrescos gaseosos.
  • En salsas.
  • En platos culinarios.

                  DISPONIBILIDAD 

ALTA
ENERO, FEBRERO, MARZO, JULIO, AGOSTO Y DICIEMBRE
MEDIA
JUNIO, SEPTIEMBRE Y NOVIEMBRE
BAJA
ABRIL, MAYO Y OCTUBRE

        CONTENIDO NUTRICIONAL

CONTENIDO POR CADA 100 GRS DE PULPA UNIDADES
Agua 86%
Proteínas 1,5 mgr
Grasa 0,2 gr
Fibra dietética 0,5 gr
Ceniza 1,2 gr
Calcio 35 mgr
Fósforo 18,3 mgr
Hierro 0,48 mgr
Caroteno 0,123 mgr
Tiamina 0,89 mgr
Riboflavina 0,33 mgr
Niacina 0,28 mgr
Ácido ascórbico 37 mgr